• El 21 de junio de 2021, exactamente a las 05:32 horas, ¡entramos en verano astronómico!
  • Tendrá una duración de 93 días y 15 horas y se alargará hasta el 22 de septiembre, día que tendremos el equinoccio de otoño, según datos del Instituto Geográfico Nacional.
  • Ese día el sol saldrá a las 06:18 y se pondrá a las 21:28 h para un total de algo más de 15 h y 10 min de luz solar (seis más que el solsticio de invierno). El día más largo del año y, por tanto, la noche más corta del año que, contrariamente a la creencia popular, no es la de San Juan.
  • El sol ese día subirá 72 ºC por encima del horizonte. Es el momento del año en que el sol lo tenemos más arriba y, por tanto, es el día del año en que proyectamos menos sombra al mediodía. Como curiosidad, en los trópicos (a una latitud de 23,4 º) el sol llegará totalmente perpendicular (90º) por lo que si nos encontrásemos allí ese día, al mediodía, no proyectaríamos sombra.
  • Es también la estación del sol de medianoche en el polo norte y de la noche eterna al polo sur.
  • Este verano vendrá marcado por un aumento de las temperaturas. Lo indican los dos grandes modelos estacionales. Tanto la NOAA como el modelo europeo prevén un verano con temperaturas medias tanto o más altas de lo habitual.
  • Durante los primeros mañanas del verano podemos ver Júpiter y Saturno, que serán visibles también durante todas las noches de agosto.
  • A la puesta del sol podremos visualizar Venus durante toda la estación y Marte a finales de agosto.
  • No nos podemos olvidar tampoco de las tradicionales lágrimas de San Lorenzo. Los Perseidas tendrán el momento máximo, como es habitual, a mediados del mes de agosto.
  • Como siempre, un agradecimiento a Marcos Amores, de Betevé, por su fuente de información.