El otoño 2021 comienza a mediados del mes de septiembre. El otoño astronómico, es decir, el día del equinoccio de otoño, es el 22 de septiembre. Después de 93 días de verano, comienza oficialmente el otoño a las 21:21 h del día 22 de septiembre.

El otoño de este año durará 89 días y 20 horas y se alargará hasta el 21 de diciembre, momento en que el otoño nos abandonará para dar la bienvenida al invierno.

Como bien dice la palabra, “equinoccio” significa “igual día que noche”, 12 horas de día y 12 horas de noche, aunque no es del todo cierto.

El día del cambio de estación (equinoccio) tendremos 12 horas y nueve minutos de sol y no será hasta tres días después, el 25 de septiembre, cuando tendremos la equilux, que, entonces sí, nos brindará exactamente 12 horas de día y 12 horas de noche.

Los días más próximos al equinoccio de otoño son también los días del año en que tenemos más pérdida absoluta de luz solar por día. Concretamente se pierden cerca de dos minutos y 44 segundos de luz cada día, entre el que se pierde con el amanecer y la puesta de sol. Lo mismo ocurre en primavera, aunque en este último caso no tenemos ninguna pérdida de luz solar sino ganancia.

Las horas de luz solar se irán acortando y, en sólo 89 días, pasaremos de las 12 horas y ocho minutos de sol a las nueve horas y 11 minutos del solsticio de invierno, el 21 de diciembre, que marcará el inicio de invierno. Habremos perdido cerca de tres horas de sol entre la mañana y la tarde y habremos llegado también al día más corto del año.

El otoño del 2021 nos hará hablar de planetas. Venus, Júpiter y Saturno se verán en la puesta de sol y serán visibles desde nuestro hogar siempre que las condiciones meteorológicas acompañen.

Además, habrá dos eclipses durante el otoño de este año, aunque sólo uno será visible desde Barcelona.

El primero llegará el viernes 19 de noviembre y será un eclipse parcial de Luna, que se podrá ver parcialmente antes de la salida del sol.

El segundo, mucho más espectacular, será un eclipse total de sol el día 4 de diciembre, aunque sólo será visible en la Antártida.

El otoño nos volverá a brindar un cambio horario que nos hará pasar del horario de verano en el que vivimos en estos momentos en el horario de invierno, con una hora menos de luz por la tarde.

Esto ocurrirá este año el fin de semana del 30 y 31 de octubre. La madrugada del domingo 31, cuando el reloj marque las tres de la madrugada lo haremos volver a las 2 h de forma que, siendo muy optimistas, aquella noche dormiremos una hora más. El sábado 30 el sol se irá casi a las siete de la tarde mientras que al día siguiente, día 31, ya lo hará antes de las 18 h.

Fuente: Clara Soteras, BETEVÉ